header blog.png

Adiós Amigo

Updated: Sep 20

"Para el alma, la muerte es sólo otro momento." Ram Dass

Lo vi la última vez mientras iba manejando a realizar algún tramite inútil que la vida moderna nos tiende a exigir. No recuerdo si tenía que pagar la matricula del carro, los servicios básicos, el teléfono celular, el internet, cambiar la clave del banco, reclamar un cobro indebido, tantos trámites triviales que nos mantienen ocupados día a día. Lo vi en su bicicleta, iba sonriendo, con audífonos y gafas de sol. Esa sonrisa nunca la voy a olvidar, bajé la ventana del carro y grité: "Robertito, anda a entrenar!". Levantó la mano con su pulgar extendido hacia el cielo, mientras se alejaba rápidamente pedaleando entre los demás vehículos - imagino que me quiso decir que volvería pronto al Jiu Jitsu, así me gusta creerlo por lo menos.


Le encantaba luchar, le encantaba el Jiu Jitsu. Tengo el honor de poder decir que fue uno de mis primeros alumnos - aunque no era muy constante como me gustaría que fueran todos. Sin embargo, era un visitante frecuente en la academia. Llegaba con su kimono azul y su cinturón blanco y siempre daba guerra en los combates, pues la fuerza característica de los grips que desarrollan los escaladores le favorecía al momento de luchar con el kimono. Con el tiempo, poco a poco, dejó de venir a la academia. Imagino que en la vida uno debe tomar decisiones y cuando el día a día y sus rutinas se interponen entre lo que a uno le gusta hacer y lo que debe hacer, se deben priorizar ciertas actividades. En su caso, Robertito amaba la montaña, y si algo he aprendido en esta vida, es que si sigues tu corazón, pase lo que pase, nunca te arrepentirás.


Con frecuencia pienso acerca de la increíble virtud que posee el Jiu Jitsu para crear vínculos entre las personas. En una sociedad donde el contacto cuerpo a cuerpo es casi nulo, practicar un arte cuya esencia misma es el contacto, te abre las fronteras de la mente y empiezas a conocer realmente a la gente. De forma inmediata, te puedes dar cuenta si la persona con la que estas luchando es de las que se rinde ante la primera dificultad o sigue adelante a pesar de todo, a pesar de la dificultad, a pesar del cansancio, a pesar de las dudas. Esta es una de las virtudes que más disfruto de la vida que elegí, la oportunidad de conocer realmente a las personas. Raras veces encuentras - como aquellos diamantes rosados que la gente clama haber visto - personas guerreras, de buen corazón y buen proceder. Puedo dar fe de que Robertito era uno de ellos, uno de los pocos que quedan en este mundo loco e injusto.


"Steve, ¡Tomate una cervecita!" me decía, y yo, como siempre, me negaba. El alcohol y yo no hemos sido buenos amigos. Siempre ha tenido impactos negativos en mi salud gastrointestinal y, sin entrar en muchos detalles, prefiero - hasta el día de hoy - respetuosamente declinar cuando me ofrecen bebidas alcohólicas. Nunca me insistía, Robertito solo sonreía, me chocaba el puño y se daba media vuelta para seguir contagiando de alegría al resto de personas.


Prometo aceptarte una cerveza en el Valhala amigo mío. Seguramente estarás ahí, entre las nubes, sonriendo como era común, o quizás, simplemente volviste a la montaña, en cualquiera de los dos casos, estas en casa.


Adiós amigo.


282 views0 comments

Recent Posts

See All

Carlitos

* Las opiniones expresadas en este Blog son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de COHAB Ecuador.

Gracias por Suscribirte!