header blog.png

Falsos Ídolos

Lionel Andrés Messi Cuccittini, nacido en Rosario, Argentina. Actualmente tiene treinta y cuatro años y recibirá un salario neto de dos millones ochenta y tres mil euros mensuales luego de firmar contrato con el Paris Saint Germain, además de un bono de veinticinco millones de euros. No voy a hablar de Messi. Tampoco de su salario. Y tampoco acerca de si está bien o mal las absurdas cifras que se gastan alrededor de este tema. Pues en un sistema como el nuestro, tenemos que aceptar que fenómenos como Messi existen.


El tema central que me preocupa es la importancia y la idolatría que genera una persona que patea un balón. Falsos ídolos que se crean y se apoderan del inconsciente colectivo. Es impresionante cuanta responsabilidad se le pone sobre los hombros a personajes que se dedican a cosas tan triviales como jugar al futbol. El ser humano se convirtió en una pieza de una maquina que funciona con deudas y entretenimiento. En las redes sociales podemos ver una cascada de pensamientos de gente retorcida y enferma que termina por resumir la podredumbre de nuestra sociedad actual. Veo mucha gente que comparte chistes y sátiras acerca del tedio que significa esta era post industrial. El trabajo de nueve a cinco. El constante ajetreo para acumular más y más cosas. Lo triste es que esas bromas son la realidad para muchas personas. Viven en una realidad virtual que te obliga a consumir e idolatrar personajes simples, a reemplazar en lugar de arreglar y enmendar, a buscar títulos y homenajes en lugar de acumular experiencias, de cultivar relaciones verdaderas, de sembrar un árbol, de ayudar al prójimo.


Me da un profundo sentimiento de impotencia cuando veo personas ansiando sus quince días de vacaciones para escapar de la vida, su vida. Quince días de trescientos sesenta y cinco que tiene un año, eso es menos del cinco porciento de nuestro tiempo aquí en la Tierra. Esa angustia de ver la vida acabándose desde un cubículo de nueve metros cuadrados debe ser terrible. Cuantos sueños aplastados y potencial desperdiciado viven bajo toneladas de comida chatarra y pornografía gratuita. Todos soñando con otra vida en lugar de dar gracias por la suya propia. Maravillosa maquina, milagro de la biología, el ser humano. Atrapado detrás de una vida convulsionada y frágil.


Para un rato. Relájate.


Inhala por la nariz y bota todo el aire por la boca.


Hazlo diez veces.


Muchas veces no nos damos el crédito que nos merecemos. A veces es bueno darte una palmada en la espalda y reconocer tus propios esfuerzos y logros. Conozco gente que se minimiza ante cualquier situación, dicen que no son lo suficientemente buenos y las palabras son poderosas. ¿Buenos para qué? Seguramente se comparan con otras personas y se concentran en ver las cosas que les faltan en lugar de agradecer por las que tienen. Quizás el multimillonario con cuatro matrimonios fallidos quisiera estar en una relación estable, en lugar de la isla en el Caribe. Tal vez Messi algún día no quiso ser Messi.


Quien mira hacia fuera sueña, quien mira hacia adentro despierta.

Carl Gustav Jung escribió: Quien mira hacia fuera sueña, quien mira hacia adentro despierta. Debemos empezar a vernos a nosotros mismos como los héroes de nuestra historia y dejar de compararnos con otros para empezar a competir contra el Yo de ayer. Ese Yo que alguna vez nos dijo que no podíamos hacer tal o cual cosa y le callamos la boca no una, sino varias veces. Dar cátedra de jiu jitsu me ha permitido compartir este conocimiento con muchas personas de toda edad, género, religión y tamaño. La vida a la final, la compartimos todos juntos. Es gratificante poder ver el progreso de las personas, y con cada uno de ellos, una parte queda en mi. Bien dicen que cuando enseñas aprendes dos veces. La ventaja es que más allá de enseñar a romper brazos y piernas y estrangular personas hasta la inconciencia, te enseñamos a ser gente. Predicamos el respeto y la disciplina, el amor propio necesario para ser una persona de bien para la sociedad y no un villano.


Tengo la inmensa suerte de hacer esto día tras día. Ayudar a edificar personas que se valoran a si mismas y respetan al prójimo. Personas que tienen la capacidad para ponerse en los zapatos de otros y agradecen lo que tienen en lugar de lamentarse por lo que les falta. Les recomiendo que al final del día, de la semana, del mes, se feliciten ustedes mismos por sus logros, valórense y escriban su propia historia.


ED

109 views0 comments

Recent Posts

See All

Carlitos

* Las opiniones expresadas en este Blog son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de COHAB Ecuador.

Gracias por Suscribirte!