header blog.png

Carlitos

Cabeza, corazón y huevos.


Noviembre 2021

Milán, Italia

Next Gen ATP Finals


Encendimos el televisor y nos encontramos con un partido del Next Gen ATP Finals, un torneo que reúne a los mejores jugadores de tenis menores de veintiún años. En aquel partido, un desconocido joven español nos deslumbró con su tenacidad para jugar. Corría de un lugar a otro y llegaba a todas las pelotas que le tiraba su oponente, sin darse nunca por vencido. Derecha, izquierda, a la red, de regreso al fondo, absolutamente toda la cancha era cubierta por este muchacho que esbozaba una sonrisa durante cada corrida y cada pelota que pegaba. Nos miramos y en silencio coincidimos que ese pequeño estaba destinado para grandes cosas.




Cabeza, corazón y huevos, es la fórmula de Carlos Alcaraz Garfia o Carlitos como el mismo prefiere que lo llamen. El presente y el futuro del tenis, flamante ganador del US Open y el jugador más joven en obtener el puesto número uno en el ranking de la ATP. Somos casi ocho billones de seres humanos en la tierra. Ser el número uno del mundo - en cualquier área - es una tarea titánica y más aún con solo diecinueve años. Tuvimos el privilegio de ver el partido final contra el también talentoso noruego, Casper Ruud. El último punto, un saque abierto que no pudo devolver el noruego, hizo rugir a las veinte mil personas en el Arthur Ashe Stadium de la ciudad de Nueva York. Game. Set. Match para Carlitos Alcaraz.


Cabeza


Tres horas y cincuenta y cuatro minutos contra Marin Cilic, cinco horas y quince minutos contra el italiano Jannik Sinner y cuatro horas con diecinueve minutos contra el favorito del público estadounidense Francis Tiafoe. Así fueron los tres partidos anteriores a la final, que a su vez duró tres horas con veinte minutos, ante Casper Ruud. Casi dieciséis horas de juego es impresionante, en cualquier deporte. Es más, si no me equivoco, ese es otro récord de Carlitos, el campeón de Grand Slam con más horas de juego en cancha. El niño récord.


Además de todo esto, tuvo que sobreponerse a varios match points en sus partidos de octavos, cuartos y semi finales. No sé si ustedes juegan al tenis, pero es un deporte donde tener la mente fría es vital. Incluso jugando partidos amistosos con amigos y colegas del tenis, el aspecto mental suele ponerse a prueba en puntos importantes. No puedo imaginar como debe ser el estrés cuando estas en medio de un estadio repleto de personas, con todas las luces y cámaras encima tuyo, en un punto decisivo para pasar a la siguiente ronda del US Open. Ese carácter estoico para mantener la calma durante la tempestad, definitivamente es un factor determinante en el éxito de Carlitos, sin duda alguna.


Corazón


Si algo he aprendido en esta vida, es que cuando haces las cosas con amor, generalmente van a salir bien. Un desayuno de domingo, una clase particular o simplemente limpiar tu casa. Cualquier actividad en la que emprendas, hazlo con amor. Carlitos mantuvo una sonrisa de niño en vísperas de navidad durante gran parte de los partidos jugados en ese lapso de tres semanas del US Open. Digo gran parte, porque incluso él es humano, un par de puteadas a si mismo han sido televisadas en puntos donde ha tomado las decisiones equivocadas. Sin embrago, ahí donde la mayoría de personas pierden la compostura y permiten que el partido se les venga abajo, es donde hemos podido ver que Carlitos fue construido diferente. Su capacidad para reaccionar positivamente ante uno, dos o varios puntos desfavorables lo convierten en una maquina ganadora, además de ser un señor en cancha. Personalmente he visto varios puntos que ha cedido a sus rivales ante una mala decisión de los jueces ¡Grande Carlitos!


Huevos


Garra, ñeque, cojones, como ustedes prefieran. Los momentos más emocionantes en cualquier deporte o actividad competitiva vienen generalmente acompañados de estas palabras. Ellas van más allá de la técnica o del estado físico de los atletas, incluso sobrepasa el factor mental. Lo digo porque hemos visto jugadores calculadores y estratégicos sucumbir ante la adversidad. Pecho frío es una frase usada comúnmente. Lo decían cuando Messi, por ejemplo, jugaba con la selección argentina para criticar su bajo rendimiento en ciertas ocasiones. No estoy de acuerdo con estos alegatos, solamente los uso de referencia. Las últimas tres semanas del US Open fueron una cátedra gratuita de como meter huevos por parte de Carlitos Alcaraz. Pensándolo fríamente, a mis casi treinta y siete años, Carlitos tiene la mitad de mi edad y se ha convertido en un enorme referente para mí y seguramente millones de personas en todo el mundo. Si, millones de personas. Y es que este tipo de actitudes para sobreponerse a la adversidad, jugar por horas interminables en uno de los deportes más exigentes que existe, para finalmente cumplir su objetivo, son dignas de admirar, replicar y transmitir a las futuras generaciones.


Cabeza, corazón y huevos. Gracias por las enseñanzas y no queda más que decir - y seguramente lo seguiremos diciendo durante las décadas por venir:


¡Vamos Carlitos!




73 views1 comment

Recent Posts

See All

* Las opiniones expresadas en este Blog son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de COHAB Ecuador.

Gracias por Suscribirte!