header blog.png

Dear Mama

Updated: May 14, 2021

Un amigo me dijo alguna vez que él le rezaba a la Virgen María por que era la madre de Dios, por lo tanto si le pedía un favor a ella, era imposible que su hijo le diga que no. Ese es el poder que tienen las mamás, seres especiales, de otro mundo.


Todo lo que soy ahora, se lo debo en gran parte a mamá, María Soledad Cabezas. Ella pavimentó la escala de valores sobre la cual vivo hoy día y hago todo lo que esta a mi alcance para pasarla a las siguientes generaciones. Tuvo la ardua tarea de criarme luego de la separación. Debe ser difícil criar un niño mimado y cabezón como yo, siempre le voy a admirar por eso. Me enseñó a levantarme a saludar a mis mayores, a ceder el asiento y a decir siempre la verdad. A veces bastaba solo una mirada para corregir el rumbo. Aprendí de ella a dar lo mejor en todo lo que hago y agradecer por todas las cosas que me suceden (buenas y malas) pero sobre todo, me enseñó a tener Fe.


Muchas personas que conozco ven a la Fe como algo imaginario, como un polvo de hadas, yo la veo como la esencia misma de todas las cosas. En algún viaje a Brasil hace algunos años, escuché estas palabras: Acredite em você, que se traduce al español como ten Fe en ti. Mamá me enseño a tener Fe en mí. Generalmente las lecciones que aprendes de niño, las entiendes en la vida adulta. Similar a esas vitaminas efervescentes que se van diluyendo poco a poco. Y sí, ella tiene toda la razón, el resto de personas pueden creer en ti, pero de nada sirve si tú no lo haces primero.


Me educó los oídos para valorar las obras clásicas de Vivaldi, Beethoven, Brahms, Chopin, Tchaikovsky y todo el resto de genios cuyos discos compactos descansan en los libreros del escritorio del departamento de mamá. Cuando voy de visita a Quito, regreso a mi niñez y adolescencia escuchando esas obras eternas en el equipo de sonido de la sala de estar. Ese aparato debe tener todos los años del mundo, pero se mantiene como nuevo. Vivimos en una época donde todo es desechable -hasta las personas- sin embargo ella se mantiene estoica y fiel a sus valores. Eso se refleja en detalles como cuidar y valorar las cosas o mantener el orden y la limpieza de la casa. La lavadora y secadora tienen mas o menos mi edad - funcionan perfecto y créanme que tienen aún muchos años por delante.


De ella aprendí que aún existen cosas que el dinero no puede comprar. La decencia, la honestidad y el respeto por citar algunas. En un mundo cada día menos humano y más materialista, he sido testigo de cómo el dinero y el poder corrompen el espíritu de las personas. Gente que admiraba fueron revelando su verdadera esencia con el paso de los años. La vida tiene una extraña manera de enseñarte las lecciones, la tinta con sangre entra, saben decir.


Cuándo me caí y me rompí la quijada, ahí estaba mamá. Terminé la secundaria y decidí ir a estudiar en Chile, ahí estaba mamá. Escogí dedicarme por completo a educar personas a través del jiu jitsu, a pesar de tener mi título como Ingeniero y mucha gente que me decía que medite bien la decisión - El jiu jitsu no te va a dar para vivir - eran palabras recurrentes. Pero siempre he sido porfiado y quería seguir mi sueño, por último si algo salía mal y fallaba, por lo menos tendría la conciencia tranquila de que hice todo lo posible para intentarlo y sí, ahí también estaba mamá. Y cuando la vida me agarro de los pelos y me puso de rodillas, ahí estaba mamá, para parchar las heridas y ayudarme a ponerme de pie una vez más.


Nunca nos faltó nada en casa, siempre había comida en el refri y juguetes para pasar las tardes. Tuve la suerte de viajar y conocer diferentes culturas gracias a su trabajo y esfuerzo. Durante varios años ella trabajó en una agencia de viajes y luego de eso en un fondo de inversión social. Salía temprano en la mañana para regresar en la tarde, casi noche, a la casa. Ocultaba su cansancio y estaba dispuesta a darme su tiempo. Siempre preocupada de ver si faltaban cosas para la casa o si necesitaba algo para el colegio al día siguiente.


Hace algunos años tuve la mala idea (pésima, en realidad) de llevarle a ver mi primera pelea de MMA. Recuerdo que pasaba por una época difícil de mi vida y decidí que meterme a una jaula a darme de putazos contra otra persona podía ayudar a calmar esos demonios internos, y como siempre, ahí estaba mamá, en primera fila.


No pude pensar en un regalo para mandarle hoy en el Día de la Madre, así que mejor me senté a escribir estas palabras, que salen del corazón, de ese mismo lugar donde nos guarda a todos nosotros.


Feliz día Mamá


ED


When I was sick as a little kid To keep me happy there's no limit to the things you did And all my childhood memories Are full of all the sweet things you did for me And even though I act crazy I gotta thank the Lord that you made me


There are no words that can express how I feel You never kept a secret, always stayed real And I appreciate how you raised me And all the extra love that you gave me


Dear Mama, Tupac Shakur, 1994

144 views0 comments

Recent Posts

See All

Carlitos

* Las opiniones expresadas en este Blog son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de COHAB Ecuador.

Gracias por Suscribirte!