header blog.png

Quale Imperium

La Ley de Goodhart establece que una medida solamente funciona cuando hay un objetivo mayor detrás de ella. El economista Charles Goodhart - asesor del Banco de Inglaterra y profesor del London School of Economics - fue quien promovió este enunciado en 1975: "Cuando una medida se convierte en el objetivo, deja de ser una buena medida." En otras palabras, que nuestras salidas a correr diez kilómetros sean porque somos esa persona disciplinada y perseverante, no solamente porque el entrenador lo dice.


Vivimos en una constante persecución de números, sin un fin concreto. Lo interesante, no obstante, es que cuando hacemos el ejercicio de visualizar el objetivo, el proceso en sí mismo se hace más sencillo, más llevadero. Aprendamos a ir más allá de la cuantificación, visto que cuando encontramos sentido a lo que hacemos, hacerlo se vuelve mucho más agradable.


Diseño de una ballesta gigante de Leonardo DaVinci

Cantidad sobre calidad. Vemos esta situación muy a menudo en la educación, donde lamentablemente las instituciones - existen contadas excepciones - exigen lo mínimo necesario para pasar las asignaturas y su misión pareciera ser la de simplemente producir bachilleres y profesionales en serie, lanzarlos a un mar de desempleo para finalmente verlos sucumbir como herramientas desechables después de cincuenta años, reemplazados por obreros más jóvenes o IA (inteligencia artificial). La juventud de ahora parece que se ha contagiado de este mal y solamente podemos esperar que en sus hogares exista una cultura de incentivo a la curiosidad y al pensamiento crítico, caso contrario, estamos jodidos.


Cantidad de títulos.


Cantidad de dinero en el banco.


Cantidad de followers.


Ya estamos en el futuro y no podemos quedarnos estancados. Pero al mismo tiempo debemos ser inteligentes en no asumir que por el hecho de que movemos los brazos, estamos nadando. Muy a menudo, esto nos lleva a que el hundimiento sea mas deprisa y si no tenemos cuidado, terminaremos como ratones de laboratorio. Corriendo dentro de una inmensa rueda que no llega a ningún lugar, un número más, una estadística más y dé repente, en un abrir y cerrar de ojos, pasan diez años, veinte años, la vida.


Vivimos en un mundo de pantallas, bombardeados por una ilusión de falsos estándares de belleza impuestos por Hollywood y los influencers de moda. Aquí también existe un juego de números y no de verdaderos cambios estructurales dentro del individuo. Buscan que compremos los zapatos pero no necesariamente que corrijamos el rumbo. No se trata de comprarnos el último iWatch para registrar si caminamos o no diez mil pasos, se trata de ser verdaderamente saludables. Enfoquémonos en forjar nuestra identidad a largo plazo, comamos ensaladas y bebamos agua porque somos personas saludables, no solo porque se acerca la temporada de playa. Sentémonos a escribir media hora al día, no solo porque nos lo exige el diplomado de literatura, si no porque somos escritores.


Si algo he aprendido transitando el camino del Jiu Jitsu es lo siguiente: No se trata de la cantidad de horas que entrenes, ni del cinturón y tampoco de ganar algunas medallas. Se trata de poder entrenar para el resto de tu vida y mantener una óptima salud (física y mental) hasta el final. Eso solamente lo podemos lograr con entrenamiento inteligente y enfocado, dejando a un lado la cantidad y reemplazándola por calidad de entrenamiento. ¿Y cómo podemos mantenernos en el camino del Jiu Jitsu el tiempo suficiente para entender esto? Solo vayan. Aparezcan en la academia todos los putos días. Ese es el secreto.


"Cuando una medida se convierte en el objetivo, deja de ser una buena medida." Charles Goodhart

Podía haber publicado estas palabras hace una semana, pero no lo hice. Control de calidad. Tratar de unir las ideas precisas en el contexto adecuado usando la menor cantidad de palabras posibles, no es tan sencillo como parece. Sin embargo, si creamos el hábito de controlar nuestro output, sin importar la actividad, quizá podamos cambiar nuestra vida, paso a paso. En la academia nos concentramos, sobre todas las cosas, en una enseñanza de calidad. De tal manera que todos aquellos que atraviesan esas dos puertas de vidrio para iniciar el camino del arte suave, se comprometan y puedan disfrutar el camino del Jiu Jitsu hasta su último respiro.


Control de calidad, eso es lo que hace falta en este mundo.





73 views1 comment

Recent Posts

See All

Carlitos

* Las opiniones expresadas en este Blog son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de COHAB Ecuador.

Gracias por Suscribirte!