header blog.png

Tiempos Violentos

Tengo dos teorías para tratar de entender, aunque sea la superficie, de estos tiempos violentos que estamos atravesando. La primera, es que en verdad estamos ante una crisis de inseguridad nunca antes vista. La otra, es que la velocidad a la que nos llega la información - y la desinformación en este caso - es demasiado rápida como para que la podamos procesar, analizar y luego reenviar. Entiendo la preocupación de las personas, sin embargo, hay que admitir que tendemos a sobre dimensionar las cosas y más aun en tiempos de crisis.



En el primer caso, si de verdad estamos viviendo una crisis de inseguridad en el mundo, tenemos la inteligencia suficiente para salir adelante - espero. En cuyo caso debemos dar a la defensa personal la importancia que merece. La defensa personal como concepto - utilizando las artes marciales como herramientas - debería ser parte de la educación integral de todo ser humano. Parece que nos olvidamos del hecho de que antes de que exista todo lo que tenemos en el presente, fuimos - y somos, en mi opinión - un animal más. Por tal razón, nuestra información genética posee rasgos naturales para la supervivencia. Lo cual de cierta manera nos induce a ser violentos y defendernos en casos extremos. Al igual que la literatura, la historia, la matemática y la geografía, tenemos el deber de enseñar a los niños y niñas del mundo a defenderse. Alejandro Magno, por ejemplo, estudiaba el pancracio (un arte de combate brutal de la antigüedad, similar al MMA moderno) paralelo a sus lecciones con Aristóteles. El pueblo de Esparta educaba a sus miembros más jóvenes a través de la agogé espartana, una crianza basada en el fortalecimiento físico y psicológico del individuo con el fin de convertirlo en una máquina de guerra. Imagina por un momento que una situación llegue a un punto en el que está en juego tu vida o la de tu agresor ¿Qué haces? Si me lo preguntas a mi, preferiría salir ganador.


Nuestra información genética posee rasgos naturales para la supervivencia. Lo cual de cierta manera nos induce a ser violentos y defendernos en casos extremos.

De todas maneras, me urge advertir que va más allá de aprender las técnicas propias del sistema que estemos aprendiendo, cualquiera que este sea. Todos los aspectos que rodean al estudio de un arte marcial tienen sus propios beneficios. Por ejemplo, el vínculo formado con tus compañeros, gracias al respeto y la confianza, es invaluable. El nivel de confianza debe ser inmenso para poner tu vida en manos de alguien más - no exagero, cuando practicas una estrangulación literalmente tienes la vida de la otra persona en tus manos. La respiración es otro aspecto clave que aprendes a dominar. Cuando estas en un combate cuerpo a cuerpo, si no respiras correctamente, te agotas y créanme que eso es lo peor que les puede suceder en una pelea. Este hábito de respirar correctamente queda impregnado en tu vida cotidiana. Podría seguir y seguir citando varios beneficios más, pero se los dejo de tarea. Vayan, estudien un arte marcial.


En el segundo caso, si solamente estamos ante una infodemia - exceso de información recibida a través de las redes - se me viene a la cabeza la siguiente frase: Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad; el mundo tendrá una generación de idiotas. Estas palabras - erróneamente atribuidas a Einstein- me hacen pensar que debemos ser capaces de recopilar información, analizarla y luego compartirla si es necesario. Caso contrario, estamos alimentando el problema y contribuyendo al caos en lugar de ayudar a mantener el orden. Entiendo el objetivo benévolo de compartir información que puede resultar útil para gente que tenemos en alta estima. No obstante, si en algún momento reciben un mensaje con una alerta de que un meteorito esta a punto de estrellarse contra nuestro planeta y debemos desalojar nuestra casa, juntar a toda la familia y evacuar la ciudad. Les pido de favor que consideren revisar bien la información antes de siquiera pensar en mandársela a otros.


Cualquiera sea el caso, mi conclusión sigue y seguirá siendo la misma: aprendan defensa personal, estudien un arte marcial y llévenlo consigo para siempre. Hablo desde mi experiencia cuando les digo que es un viaje maravilloso en el que aprendí a conocerme a mi mismo y lo sigo haciendo todos los días.


Además, tarde o temprano van a tener que hacerse respetar y si la situación escala a un nivel físico - lo cual puede suceder - más vale que tengan las herramientas necesarias para respaldar sus palabras.


ED


"Ezequiel, 25-17: El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por la avaricia de los egoístas y la tiranía de los hombres malos. Bendito sea aquel pastor que, en nombre de la caridad y de la buena voluntad, saque a los débiles del Valle de la Oscuridad. Porque Él es el verdadero guardián de su hermano y el descubridor de los niños perdidos. ¡Y os aseguro que vendré a castigar con gran venganza y furiosa cólera a aquéllos que pretendan envenenar y destruir a mis hermanos! ”

Pulp Fiction, Miramax Films, 1994


40 views0 comments

Recent Posts

See All

Carlitos

* Las opiniones expresadas en este Blog son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de COHAB Ecuador.

Gracias por Suscribirte!